Buscar entradas

miércoles, 13 de agosto de 2008

Malaria

No, no la tengo ni he tenido, no se me alteren :-) Pero es que mucha gente que se pone en contacto conmigo porque viene o piensa venir a Senegal me pregunta por ella, así que he pensado escribir un post sobre el tema, que espero resulte interesante, y además me ahorre trabajo a la hora de contestar (link al canto y listo).

DISCLAIMER
(¿Cómo se dice eso en español?)
No soy médico
No he tenido malaria
No he tomado antipalúdicos
Ergo: en realidad no tengo ninguna autoridad para aconsejar.
Lo que voy a escribir es fruto de mi observación y opinión,
muy probablemente equivocadas y/o sesgadas,
y NUNCA se debe anteponer a la información y consejo
que el médico proporcione.
Sirva este post como simple ayuda a la reflexión.


La malaria o paludismo (lo mismo da como da lo mismo) es la principal preocupación de todo el que viaja a un país como Senegal, donde es endémica. Endémico significa que es un mal propio de la zona, que está ahí desde "siempre" y afecta a "todo" el mundo. Estos términos tan absolutos los he puesto entre comillas para aclarar que en realidad no es "siempre" ni "todo", pero "casi". Y encima no hay vacuna. Así que es normal preocuparse: aparentemente, si vienes a Senegal tienes muuuuuchas papeletas de pillarte la malaria. Pero no es parta tanto, que no cunda el pánico. Y esto es lo que quiero aclarar en este post, siempre con el disclaimer presente.

Vale, vamos por partes... Para empezar, ¿cómo funciona la enfermedad?. Ojo, para información más rigurosa os aconsejo cualquier otro sitio, pero yo intentaré hacerlo fácil. Primero hay que decir que la enfermedad la produce el plasmodium, un parásito (un microorganismo más sofisticado que un virus o una bacteria, pero menos que un "bicho") que se introduce en nuestra sangre y parasita (valga la redundancia) nuestros glóbulos rojos, y los destruye, no sé si es que literalmente se los come, o qué. El caso es que, como sabe cualquiera que haya visto "Érase una vez la vida", los glóbulos rojos, son los que llevan el oxígeno a TODOS los tejidos del cuerpo, así que si fallan, falla todo. Pues imagínate una enfermedad que de repente suelta en tu torrente sanguíneo un batallón de "bichos-destruye-globulos-rojos". El organismo reacciona con fiebre, a ver si, al igual que muchos otros agentes patógenos, el plasmodium muere a cierta temperatura entre los 37 y los 40ºC, pero no funciona, así que sube más y más, rápidamente, y entre el subidón de temperatura y el bajón de hemogoblina te pones malísimo, mareos, náuseas, diarrea... y si no tienes suficiente grado de inmunidad ni tomas medicamentos que se carguen a los invasores, puedes morir, así hablando en plata. La propia fiebre, si pasa de 41ºC, te puede matar, pero además la falta de glóbulos rojos hace que los órganos no funcionen, lo que también es mortal, supongo que es como si te desangraras. Así que bueno, está claro, la enfermedad es grave y de curso rápido, pero como ya he dicho, que no cunda el pánico.

Siguiente punto: ¿y cómo llega esa invasión a la sangre? A través de un vector: el mosquito anófeles hembra. El macho no pica a la gente, se alimenta de jugos vegetales, así que si no hay jugos vegetales en tu entorno no tienes mucho peligro de ser infectado, porque donde no hay machos tampoco hay hembras, y donde no hay hembras, no hay picaduras. Aparte, no toda hembra de mosquito anófeles que te pique te va infectar, tiene que haber picado a alguien que estaba infectado a su vez hace relativamente poco rato (cuánto exactamente no lo sé, ahí me pilláis). Pero ahí sí que no os confiéis pensando "si no hay nadie enfermo en mi entorno no hay peligro", porque generalmente las personas que viven toda la vida en los países donde la malaria es endémica tienen algún grado de inmunidad adquirida, lo que significa que pueden tener en la sangre una cantidad suficiente para que tú te contagies sin ellos haber tenido el menor síntoma.

Pues eso, en un primer momento el mosquito te pica y te inocula unos pocos de plasmodium, estos se van al hígado, donde pasan unos días agazapados reproduciéndose, discretamente, sin provocar alarmas, y cuando ya son muchos, se lanzan al ataque por sorpresa y en masa. Por eso la malaria es una enfermedad tan rápida, te puedes despertar a las 9 de la mañana encontrándote bien y a las 11 estar ya a 40º de fiebre.

Así que, como veis, el asunto es chungo... sin medicamentos y sin la inmunidad suficiente (caso de los niños menores de 5 años y de extranjeros recién llegados) la muerte es muy probable. Los niños sí que me preocupan, la verdad. Por una parte, tienen menor volemia que los adultos, lo que los hace más vulnerables. Por otra, están a merced de lo que los adultos puedan hacer por ellos: pueden estar a horas de camino de un hospital y no llegar a tiempo; puede que sus familias sean ignorantes y decidan simplemente rezar para que se curen, sin llegar a llevarlos al hospital; pueden no tener la posibilidad de pagar las medicinas (o los medios para prevenir la picadura, como mosquiteras, insecticidas o repelentes)... pueden pasar mil cosas, y por eso, en el mundo muere un niño de malaria cada 30 segundos, y por eso en la mayoría de países africanos la tasa de mortalidad infantil (hasta los 5 años) es de más de 100 por cada 1000 nacimientos (en España, por comparar, en 2006 fueron 4 de cada 1000).

Así que sí, los niños me preocupan... pero los primermundistas no me preocupan nada. Es verdad que llegamos aquí vírgenes de plasmodium, pero:
  • Nos echamos litros de repelentes que evitan que nos piquen los mosquitos
  • Usamos insecticidas
  • Usamos mosquiteras
  • Vivimos, normalemente, en el centro de las ciudades, donde hay menos mosquitos que en las afueras
  • Vivimos, normalmente, en pisos altos, donde hay menos mosquitos que a ras del suelo
  • Tenemos aire acondicionado y ventiladores, que aturden a los mosquitos y evitan las picaduras también
  • Tenemos seguro médico para, llegado el caso, tener la mejor atención médica posible
  • Tenemos dinero para poder ir en coche al hospital y llegar a tiempo
  • Tenemos cultura y acceso a la información, así que podemos saber qué precauciones tomar si vamos a estar lejos de la ciudad (por ejemplo, qué medicina llevar encima por si acaso. Véase Coartem)
  • Y además de todo eso, tenemos la posibilidad de usar medicamentos profilácticos.
Y ya "sólo" me queda, creo, hablar de estos últimos, la profilaxis antipalúdica. Profilaxis, como los preservativos, signifca que es para "prevenir", no para "curar". En este caso es quimioprofilaxis, porque se trata de medicamentos, químicos, medicinas que te tomas antes de entrar en contacto con el plasmodium para evitar que sobreviva en el organismo el tiempo suficiente para multiplicarse y atacar, como había explicado más arriba. En concreto, en España, para venir a Senegal, te dan dos opciones de profilaxis antipalúdica: Malarone y Lariam. ¿Malarone o Lariam? Esa es la cuestión. No sé si son igual de efectivos, pero el Malarone tiene menos efectos secundarios, sobre todo en la psique y en el hígado, así que a priori parecería lo mejor, pero por algún motivo que desconozco, no lo recomiendan si es para tomar durante más de un mes. Aparte el Malarone es mucho más caro, tipo 50€ una caja de 12 pastillas (para 12 días), o algo así, mientras que el Lariam cuesta menos de 2€ y con una caja de 10 tienes para dos meses (pues es una toma a la semana); lo que no sé es si el Malarone lo cubre la Seguridad Social, el Lariam sí. Bueno, en resumen, que pudiendo permitírmelo, y para una visita de pocos días, yo me decantaría por el Malarone. ¿Erróneamente? Quizás, pero es que los efectos psicológicos no me atraen nada, la verdad. El caso es que del Lariam no oigo más que historias de miedo. En algún sitio había leído que "no por unas pesadillas debes dejar de tomar Lariam, ya que la malaria es más peligrosa". Bueno... me remito a la lista de circunstancias favorecedoras para los primermundistas que puse más arriba... Yo no sé si la ínfima probabilidad de tener complicaciones serias con la malaria en esas circunstancias justifica la mucho mayor de pasar depresión, ansiedad, pánico, desorientación... efectos secundarios bastante habituales del Lariam (sobre todo cuando se usa por tiempo prolongado). Personalmente, he decidido que para mí no, que prefiero disfrutar mi estancia en Senegal feliz y tranquila, y que si enfermo confiaré en la medicina. Lo que sí hago es evitar la picadura en la medida de lo posible. Y no tengo ninguna curiosidad por saber si habría soñado cosas apasionantes, me gustan las pelis de miedo, pero no tanto.

NOTA IMPORTANTE: si no tomas ninguna profilaxis y vas a estar lejos de un hospital, infórmate de con qué te puedes tratar tú solo si resulta que te pones malo, y llévalo encima, teniendo claro cómo lo vas a tener que usar desde "antes" de que se dé el caso, para evitar sorpresas más desagradables. Como ya he dicho, en el caso de Senegal, parece ser que lo mejor es el Coartem, un medicamento nuevo de Novartis (de 2005) que es lo que te recetarían en el hospital cuando tienes malaria. Lo hay en cualquier farmacia de Dakar y es un precio de lo más asequible.

Espero que este post sirva para tranquilizar a la gente que tiene miedo de esta enfermedad de cara a venir a Senegal, ya sea de turisteo, o a pasar un tiempo más, largo, como los nuevos becarios ICEX, que ya están asignados.


UN DOCUMENTAL RELACIONADO

Malaria, la vacuna más esperada

Documental sobre la vacuna de la malaria descubierta por el Prof. colombiano Manuel Patarroyo, y que tuvo el gesto de donar la patente a la OMS, y hasta el día de hoy no se ha querido fabricar. Si lo véis, os daréis cuenta de que, efectivamente, la malaria mata mucha gente, pero no si son tratados a tiempo.

1 comentario:

geminisdespechada dijo...

buf! la verdad es que acojona un poco, pero tienes razón quitandole un poco de tragedia al asunto de los turistas..

yo hace años salía con un chico de gambia y creí que me había contagiado, jajaja, no sabía lo del mosquito ;)