Buscar entradas

jueves, 6 de septiembre de 2007

En el curso

Bueno, una vez más, empiezo pidiendo disculpas por lo poco que escribo. Este blog nació con la sana intención de mantener a mis amigos enterados de mis andanzas facilmente, sin tener que contar las mismas historietas mil veces, y sin que se me olvide nadie... pero la verdad es que no está cumpliendo su cometido por un motivo: mi vagancia. Y lo siento. Bueno, lo cierto es que también tengo siempre mil cosas que hacer, pero no es menos cierto que al final tampoco las hago, y no sé en qué se me va el tiempo, mientras se me acumula la tarea. Todavía no he mirado nada de francés, para el examen del curso no estudié nada, la novela de mi padre está intacta en la maleta, no he escrito emails y ni siquiera he salido mucho de farra... menos mal que el curso acaba relativamente temprano...

En fin, os cuento cosillas del curso, no?

El primer día llegué un poco tarde, cómo no, me lié en el metro, pero no pasó nada. Al llegar le mostré mi DNI a una chica de seguridad y entré. Ya estaba todo el mundo sentado y ocupé el primer sitio libre que encontré, en segunda fila. Estaba haciéndose una ronda de presentaciones, cada uno decía de sí mismo lo que le daba la gana, qué destino tenía y eso... bueno, simpático al principio (el Club de la Comedia ha cambiado la sociedad, os lo digo yo), pero llegando a los últimos ya de lo único que daban ganas era de que se formase un coro "Hooola, Paaacooo, nosotros también somos precarios"... pero no ocurrió. Mi compañero resultó ser el futuro becario de São Paulo, curioso, justo el destino que creía que me iban a dar a mí.

Bueno, algo gracioso, es que, debido (supongo) a la poca proporción de chicas (como 5 de 80, aproximadamente) y a mi verborrea incontenida en el foro de aspirantes, resulta que era famosa antes de llegar, y yo sin saberlo. Los primeros días, cuando todavía casi nadie conocía a nadie y todo el mundo estaba deseoso de romper el hielo, me sentí como una celebridad, la gente se me presentaba por doquier: "oye, tú eres Pepa??", "Sí, sí", "¿qué tal? Yo soy <>" Y a partir de ahí ya teníamos para hablar un ratillo, de destinos, del curro que habíamos dejado... esa parte, en la que empiezas a conocer a la gente, me encanta.

Que me reconociesen los compañeros, dentro de lo que cabe, no me sorprendía, pero lo que flipé fue cuando, al segundo día, al ir a enseñarle el DNI a la chica de seguridad, me dice sin darme tiempo "Josefa Jul, ¿verdad?". Sin palabras... flipping out, que dicen en las pelis VOS.

Y así empezó el curso. En la primera clase instalamos Windows. En la segunda, otra vez, de otra manera. Y en la tercera... y así como tres días, hasta que quedó "niquelao, planchao, y corporativo". Y entonces nos avisaron que guardáramos todos los datos personales que esa tarde lo iban a pisar todo e instalarlo ellos para que quedase "niquelao, planchao y corporativo". Si eso es lo que van a confiar en nuestro buen hacer en destino... ejem.

La verdad es que el curso es bastante coñazo, y cada vez parece que más, pero sí que lo veo útil la verdad. Aparte de que me está molando pasar un mesecito en la capi. Y el rollo de estar los 80 compañeros en la misma situación está guay, une mucho. De los que he ido conociendo, todos me caen bien. La única preocupación es no quedarme dormida en la clase de después de comer.

En cuanto a "lo que es Madrid", más allá del centro del curso, tampoco es que haya hecho gran cosa. Salí los dos viernes que han pasado hasta las 6 de la mañana. Se está demostrando que los que más vida tenemos para la "carallada" somos los gallegos (y no lo digo por mí), no podía ser de otra forma. Y también somos los que más representación tenemos entre los becarios (10% aprox). Eso solo puede ser bueno, jeje. De turismo no se puede decir que haya hecho nada, pero a mí lo que me gusta es el hecho de "estar aquí".

De momento la gran fuente de anécdotas, aparte del curso, es el Metro. Ayer flipamos con dos tíos que parecían sacados de la peli de Lars Von Trier, Los Idiotas, cuya conversación yo no pillé, pero que el chico que iba conmigo dedujo que eran chaperos que trabajaban en el metro y que les habían pillado sin haber pagado el ticket. Desde que él se fue, aún la armaron un poco, amenazando a una operaria del metro y tal... Otro día, ya hará sus buenos 10 días, yo sólo lo escuché desde la entrada porque estaba hablando por teléfono, pero por lo visto una mujer, no se sabe por qué motivo, gritaba como el cerdo cuando lo matan, y se quitó la ropa; hicieron falta 4 parejas de polis para sacarla de allí, tremendo. Otro día, robaron a un compañero, pero la gracia fue que otro se coscó de quién había sido, le rodearon entre todos los becarios que iban (me imagino yo unos quince jóvenes varones), y el ratero devolvió la cartera al momento, como el que no quiere lio, esa tiene que haber sido digna de ser vista, lástima que yo no estaba. Y ya la última fue hoy, que desalojaron el tren en que iba yo, no sé el motivo; por lo visto pasa mucho, pero para mí, inocente hobbit fuera de la comarca, es todo nuevo...

Por lo demás, ya casi he terminado de ponerme vacunas de cosas chungas, ya sólo me falta una dosis de antitetánica y tomarme la anticolérica, que aún no he podido porque he estado con síntomas gripales unos días (presumiblemente efectos secundarios del cóctel que llevo). Y todavía no sé qué día me piro a Dakar, pero estoy temiéndome que sea el 1 y que no me dé más tiempo que de pasar por casa de los papis (y aún gracias que me da tiempo de eso).

Bueno, por hoy nada más, me voy a dormir, que me levanto a las 7 de la mañana... a ver si un día de estos os cuelgo alguna fotillo de juergas o similares.

4 comentarios:

rubitins dijo...

Ey, Pepiña, qué guay que actualizaste. Me alegro de que te lo estés pasando bien, no podía ser menos.
La verdad es que ya tienes un montón de anécdotas de tus días en Madriz... aunque la verdad es que no sé cómo consientes que otros te quiten el protagonismo. Si la tía gritaba y se sacaba la ropa, ¡pues tú igual o más!
Por cierto, empieza el GH otra vez, ays... lo que podría haber sido esta edición.
Hablamos un día de estos. ¡Besos!

Aran dijo...

Hola Pepocha!
Me ha gustado mucho saber algo de ti de nuevo.
Me alegro que te lo estes pasando tan bien. Lo cierto es que no me esperaba menos de ti.
Que sepas que tu blog me parece "im-presionante" no solo por las cosas que cuentas, que me parecen muy interesantes. Sino por la manera en la cual está redactado. Yo te animaría a que escribieses un pequeño libro de unas 100 paginas o así.
"Vida de un precario en Dakar" o algo así, en el cual con ese humor negro que tienes describieras tus idas y venidas por una ciudad tan lejana y desconocida para nosotros los que nos quedamos sin movernos del sitio, jajajajaja.
Pues eso, nada más.
Solo decirte que perdono el que no me respondas a los mensajes siempre que actualices este "Caderno de Bitácora".
Besotex

TXIQUI dijo...

Ohhhh que maravillosa ideaaaaaa!!! Joer joer.. que considerada eres con tus amigos.. que nos haces un blog para nosotros!! ande luegoooo!! Pues que sepas que yo pasare por el a menudo, ya que soy tan poco seria que no he podido despedirme.. y bueno, estaba leyendo tu correo y se que tambien se te hara dificil quedar con todo el mundo.. pero quiero que sepas..que seguiré tus andanzas.. y que prometo mantener las plantas o lo que sea dentro de la maceta.. mmmm(porfi porfiiiii)

Zambra dijo...

Hola Pepiii!!!
Ay, que es la primera vez que entro todavía en tu blog!!! Me alegro de verte tan animada!! Y que lo estés pasando tan bien!
Pues aquí se te echa mucho de menos!! A ver con quien voy a quedar ahora para ver los jueves Gran Hermano, sin Rubén y sin tí...

Ala, un besazo!